Este corto demuestra que para hacer una buena película de Star Wars no son necesarios todos los efectos especiales, sino un buen guión y las palabras correctas.

“Por el Imperio.”

Algo que siempre me ha gustado leer o ver es cuando los escritores toman a ciertos personajes definidos como malvados y le dan un vuelco a la historia de tal forma que te hacen sentir que las razones que tienen dichos personajes para ser así, son válidas. Aunque en el fondo sabes que eso es falso, por lo te molestas con el escritor por hacerte caer en ese conflicto bivalente y al final solo terminas diciendo: “Bien jugado”

Este es un claro ejemplo de esto, otro más es el número de X-Men Unlimited v1 #2 titulado Point Blank, donde la historia hace ver a Magneto de otra forma.

¿Conoces alguna historia así? ¿Qué te parecen ese tipo de historias?